¿Será 2021 el año de las energías renovables?

Tras un año lastrado por la pandemia, 2021 se presenta como el año en que las energías renovables van a crecer a un ritmo importante.
¿Será 2021 el año de las energías renovables?
La crisis que el coronavirus ha causado ha marcado un antes y un después en la historia. La pandemia aún presente ha golpeado con fuerza al petróleo, gas y carbón mientras que las energías renovables están en alza. A pesar de la crisis, las energías renovables han ido en aumento. China y Estados Unidos han sido los principales impulsores de la expansión con aumentos del 30% en eólica y solar en ambos países —que quieren terminar los proyectos antes de que cambien las políticas de incentivos—.
La Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha pronosticado que el crecimiento es imparable y que acelerará aún más en 2021 —sobre todo en países europeos e India—. Eólica, hidroeléctrica y solar son las que lideran el crecimiento, el más importante desde 2015. Esto coloca a las energías renovables en un puesto más importante para ser el motor energético del futuro, convirtiéndose así en la mayor fuente de energía eléctrica del mundo.

Crecimiento a pesar de la crisis

La demanda energética ha caído de forma global hasta un 5% —la mayor desde el final de la Segunda Guerra Mundial— pero a pesar de ello, se prevé un aumento del 7% en la generada por renovables. No solo han aumentado, si no que en 2021 crecerán hasta un 10%. En 2015 las energías renovables repuntaban pero en 2021 será aún mayor y la tendencia seguirá en alza.

En 2025, las renovables están destinadas a convertirse en la mayor fuente de generación eléctrica en el mundo y poner fin a cinco décadas del carbón como primer proveedor
— Fatih Birol, director ejecutivo de la AIE.

La energía renovable representar un tercio de la producción eléctrica del mundo. Esto se debe en parte a la reducción de costes de la tecnología y al bajo coste de generar la electricidad —muchas veces inferior que el carbón o gas—. La India será el protagonista en 2021 con nuevos proyectos de instalaciones eléctricas renovables, duplicando así los volúmenes —en comparación con el 2020—.
El aumento de las renovables compensará el descenso del resto de energías —sobre todo combustibles— que han experimentado un bajón por la reducción de transporte y el descenso de la actividad industrial. Pero necesitarán la ayuda de los gobiernos para impulsar y seguir promoviendo ayudas que potencien el cambio.
Por su parte, España tendrá un papel significativo al esperarse que una parte importante del crecimiento de la energía eólica en Europa dependa de nuestro país entre otros del continente.

Promesas para el medio ambiente

La Unión Europea ha fijado la reducción de emisiones un 55% para el 2030, comprometiéndose a impulsar una recuperación sostenible tras el COVID-19 con la reducción de emisiones que genera la UE un 15% —del 40% al 55%—. Desde China, el presidente Xi Jinping anunció en 2020 su objetivo de reducir la huella de carbono en el país. En un plazo de 40 años —para el 2060— intentarán alcanzar la neutralidad de carbono. Es importante ya que en 2019 representó alrededor del 28,8% de las emisiones mundiales.
Las emisiones globales de CO2 caerán un 8% en 2020, siendo este su nivel más bajo desde 2010. Pero la AIE avisa que esto no garantiza una disminución sostenida. La demanda de combustible se ha reducido gracias a la disminución de transporte público o privado, haciendo que el coste de estos sea más bajo.
Ya hemos visto que según los expertos y los informes publicados recientemente las energías renovables van a cobrar, por fin, la importancia que merecen. Es cierto que los actores políticos tienen un papel fundamental en su impulso, pero los ciudadanos de a pie también podemos aportar nuestro granito de arena contratando desde este mismo momento una compañía que ofrezca luz a partir de fuentes renovables.
Acis Energía se presenta como una alternativa a las comercializadoras tradicionales. Conoce nuestras tarifas de luz y mientras tú cuidas del planeta, nosotros lo hacemos de tu bolsillo.