Hábitos sostenibles para ahorrar en la factura de la luz

Hoy te contamos cómo lograr un ahorro significativo en tu factura de la luz gracias a los hábitos sostenibles.
Hábitos sostenibles para ahorrar en la factura de la luz
A menudo leemos noticias sobre ahorro energético que prometen reducir de forma drástica la temida factura de la luz. No es un secreto que el precio que se paga en el mercado mayorista por la energía eléctrica está en niveles históricos, y esto afecta directamente al bolsillo del consumidor.

Índice de contenidos

Uno de los mayores inconvenientes de estas promesas, es que suelen llevar aparejadas una serie de inversiones para lograrlo. Habitualmente se nos invita a comprar lámparas led, elementos de domótica, aislamientos doméstico, etc.
Sin embargo, la mejor manera de empezar a ahorrar empieza, precisamente, en cambiar los hábitos del usuario para hacerlos más sostenibles, sin tener por ello que desembolsar una gran cantidad de dinero.
Los hábitos de consumo sostenibles, son una excelente base sobre la que, posteriormente podremos seguir implementando mejoras para economizar nuestros recursos.

Qué hábitos podemos cambiar para ahorrar energía

Como hemos comentado, la inclusión de nuevas rutinas en nuestro día a día, puede contribuir a reducir la temida factura de la luz.
En primer lugar, toma conciencia que absolutamente todos los aparatos eléctricos tienen un gasto, aunque estén en modo de espera. Eso no es necesariamente negativo, ni debes cambiarlos de manera inmediata. Puedes en cambio, desconectarlos totalmente cuando no los vayas a usar, evitando los consumos mínimos. De la misma manera, apaga las luces de las estancias donde no te encuentres, y cada vez que se funda una bombilla, sustitúyela por una bombilla LED.
En segundo lugar, adáptate a las tarifas eléctricas que tengas contratadas. Si tu tarifa eléctrica tiene 3 períodos, tendrás horas valle, llano y pico. Aprovecha noches y fines de semana para usar aquellos electrodomésticos que gasten más.
En tercer lugar, estudia detenidamente tu factura de la luz, conoce tus rutinas de consumo eléctrico y busca en páginas como Tarifa Más Barata qué tarifa es la más adecuada para ti. El cambio de potencia contratada, de necesitarla, tiene un coste mínimo, y el ahorro se nota desde la primera factura. Si por el contrario necesitas cambiar de compañía, habitualmente no existen costes añadidos, por lo que podrás disfrutar de sus ofertas o condiciones ventajosas cuando este se haga efectivo.

Conclusiones

Tal y como hemos podido ver en este artículo, introducir pequeños cambios en nuestros hábitos de consumo, no es una tarea tan difícil y, por el contrario, nos proporcionarán un ahorro inmediato sin tener que invertir dinero.
Una vez hayamos interiorizado estos, podremos dar el siguiente paso, mejorando ciertos aspectos de eficiencia energética de nuestro hogar, para seguir implementando mejoras que impactarán positivamente en nuestra economía doméstica.