Preparate para el verano limpiando tu aire acondicionado

Preparate para el verano limpiando tu aire acondicionado
¿Sabías que cuando enciendes tu aire acondicionado todo el polvo y las bacterias acumuladas se esparcen por la sala si no limpias los filtros?
Si no realizas el mantenimiento adecuado, la eficiencia del aire acondicionado se reduce con el consiguiente aumento de energía. Es decir, gastará más para hacer el mismo trabajo.
Si no sabes cómo limpiar un aire acondicionado, hoy vamos a darte todos los pasos para hacerlo. Es muy sencillo y sólo te llevará una media hora. ¿Nos ponemos manos a la obra?

Índice de contenidos

Limpia los filtros

El filtro es el encargado de la calidad del aire, recogiendo ácaros; bacterias y virus. Por eso es importante que lo mantengas limpio, ya que la eficiencia del aire acondicionado es menor si está lleno de polvo ¿Te imaginas encender un ventilador que ha acumulado el polvo durante todo el invierno?
Es muy sencillo:

  1. Abre la tapa, saca los filtros con cuidado —puesto que son frágiles— y sacúdelos. Si ves que están muy sucios puedes limpiarlos con agua fría, nunca caliente. Si aún así necesitas algo más, cepíllalo con un jabón anti bacteriano y acláralo con agua.
  2. Déjelo secando en una zona donde no haya luz solar directa.
  3. ¡No te olvides de limpiar el filtro anti olores! Él es el encargado de evitar esos olores raros al encender el aire. Límpialo igual que el filtro y déjalo secar.

¿Ves qué fácil es limpiar un aire acondicionado? Unos minutos y tenemos el filtro limpio.

Revisa el interior del aire acondicionado

Aquí no podemos usar agua como tampoco tocar el interior —la zona donde están colocados los filtros— ya que son muy sensibles y podríamos romperlo.
Para quitar el polvo exterior utiliza un paño húmedo, sobre todo en las rejillas ya que es donde más se acumula el polvo.
Si al revisar el interior de tu aire acondicionado te encuentras con mucho polvo puedes usar aire comprimido o un compresor para eliminar todo el polvo. Gracias a este trabajo tan simple mantendremos la eficiencia del aire acondicionado, evitando que consuma más para enfriar lo mismo.

No olvides el exterior

Si no eres muy manitas y ves que el exterior de tu aparato no se encuentra en condiciones óptimas, lo mejor que puedes hacer es llamar a un profesional que lo haga por ti.
Si decides hacerlo, tendrás que revisar las entradas de aire y el tubo del desagüe para comprobar que no están obstruidas. 
No te olvides de limpiar con un cepillo o aire comprimido la batería de intercambio igual que hemos hecho con el aire acondicionado.
Recuerda que para que la eficiencia del aire acondicionado sea la correcta no solo debes revisar el interior, también el motor —la parte que está en la calle—.
¡Y de esta forma es como limpias tu aire acondicionado y te ahorras unas euros de más en tus facturas!
Realizando un mantenimiento adecuado al principio y final de verano conseguirás que dure más y que sea más eficiente. Recuerda hacerlo periódicamente, más si lo utilizas en invierno.